Kibera en nubio quiere decir “bosque “ o “jungla” , asentamiento informal en los suburbios de Nairobi , capital de Kenya , que constituye la mayor barriada pobre del país y la segunda más grande de África , con más de 1 millón de habitantes .

Los primeros asentamientos se remontan al año 1912 , el gobierno colonial británico instaló a los soldados nubianos ( o sudaneses) quienes habían pertenecido a los “Kings African Rifles” , en un territorio que más tarde sería llamado Kibera.

El gobierno británico hizo de Kibera una reserva militar y la estableció como residencia para los soldados nubianos y sus familias a partir de 1918, en aquella época era un lugar arbolado de 4000 hectáreas y contaba con apenas 600 habitantes.

Con los años se ha llegado a una densidad de 3’2 a 4’6 personas por habitación , considerado el mayor “barrio de chabolas” o “favela” de África.

Actualmente ha pasado de ser un lugar arbolado a una “jungla” de chabolas de chamizos metálicos , plástico , madera o adobe , donde trabajan durante el día fruteros , peluqueros , sastres , carpinteros , carniceros etc…. y donde de noche duermen hacinados en los slums decenas de personas.

No hay alcantarillado, riachuelos de agua con restos de excrementos y aguas no potables circulan haciendo un “chocolate” como firme de las calles. El agua potable solo se consigue pagando unos pocos céntimos de shillings, esta agua, se encuentra almacenada en unos depósitos que con el tiempo se han conseguido establecer en puntos estratégicos de la barriada.
La luz de los quinqués de petróleo brillan por la noche, dado que muy pocos slums y los bares con sus televisores y antenas parabólicas, pueden tener luz eléctrica a través de unos cables que cuelgan desde unos contados postes de madera.

Los niños, durante el día , se quedan solos con sus hermanos más mayores que hacen de cuidadores, mientras sus padres se van de buena mañana a buscar el sustento a la gran ciudad , Nairobi , éstos al anochecer , si se hace demasiado tarde no se atreven a entrar en Kibera , dado que la oscuridad de la noche es mortalmente peligrosa.
Kibera es un caldo de cultivo para todo tipo de enfermedades, predominantemente las infecto contagiosas tanto las gastrointestinales, como de vías respiratorias, enfermedades de transmisión sexual, sida, tuberculosis, parasitosis, dermatitis,…

El objetivo inicial es realizar una actividad sanitaria itinerante por distintas zonas del barrio de Kibera , atender a la mayor parte de la población posible y dar tratamiento médico gratuito a los pacientes.

Posteriormente, nuestra meta es conseguir un lugar estable, construir en esta zona un pequeño centro sanitario, en el cual se pueda dar una atención médica de forma continuada. Este centro, estará atendido por personal sanitario Keniata, con la ayuda de los voluntarios Europeos y bajo la supervisión de la junta directiva española.
Por otra parte, también se pretende iniciar bajo la supervisión y aprobación del Gobierno del país, un programa de desparasitación y aporte de vitaminas de todos los niños de los colegios de la zona, para de este modo conseguir un mejor estado nutricional y aumentar su rendimiento escolar.