El mundo se mueve por emociones no por lógica, son las emociones las que contienen el poder, el compromiso y la determinación que nos llevará a alcanzar nuestro destino.

Las emociones son las que hacen que tomemos decisiones y estas nos llevan a emprender una acción.

La lógica nos permite conocer como podemos conseguir un objetivo, pero no sirve de nada si no tenemos un porqué, un sueño que nos emocione y nos haga mover e ir a la acción.

Pequeñas acciones generan más confianza que grandes discursos y todas las intenciones.

“Proyecto Expediciones Médicas Youcanyolé”, es el sueño por conseguir a través de pequeñas acciones que este mundo sea mejor, sin duda nos dirán que somos muchos proyectos solidarios y porqué uno más, pero hay tantos sueños como personas, algunos sueños se pierden por el camino sepultados por el miedo, otros salen adelante porque la emoción es más fuerte que los contratiempos.

“Proyecto Expediciones Médicas Youcanyolé”, no nace con la vocación de ser una ONG más, sino de ser una gran ONG, porque si tus metas fueran pequeñas, las acciones serían pequeñas.Pretendemos luchar por conseguir unificar las acciones del mayor número de grupos, asociaciones y organizaciones que nos sean posibles, para aumentar la efectividad de nuestro trabajo y con la suma de todos estos pequeños esfuerzos, hacer que este mundo cambie..

En la sociedad en la que vivimos estamos acostumbrados a culpar a nuestro exterior de todos los males y problemas que nos envuelven, sin darnos cuenta que el problema está en nuestro interior, somos incapaces de ponernos en acción y cambiar las circunstancias que nos rodean.

El ser humano no puede vivir sin esperanza ni ilusiones, sin sueños, si vive así estará físicamente vivo, pero su corazón y su espíritu estarán muertos.